bici debate

aporta. participa.

una brava de verdad (endi.com)

21 Agosto 2011

Un corazón boricua a prueba en Francia
Hasta París llegará una atleta boricua para probar de qué está hecha

La ciclista posa junto a sus tres hijos. (Foto suministrada)
Por Fernando Ribas Reyes / fribas@elnuevodia.com

El padre de María del Pilar Vázquez tiene 80 años y pasa actualmente por su tercera etapa de quimioterapia, y no da indicios de rendirse.

¿Creerá usted que Maripili, como le dicen a la hija de este padre batallador, se atreverá a pedalear 750 millas en 90 horas?

¿Por qué no?

“Creo que el espíritu batallador lo heredé de él”, dijo Maripili señalando a su padre, Aníbal Vázquez.

Maripili competirá desde hoy (domingo) al jueves en la prueba Paris Brest Paris, una carrera de bicicletas en Francia en la que debe completar la mencionada distancia en contrarreloj.

Será la primera puertorriqueña que participa en este evento que se celebra cada cuatro años y que fue propulsor de la carrera más importante del mundo, la Vuelta a Francia.

Y no lo hace solamente por el reto. También lo hace por extender a sus hijos la cadena de ejemplos que su padre inició con ella.

“Mis hijos tienen que aprender que hay que luchar por las cosas y que uno no se puede rendir”, dijo señalando a Alfonso Daniel, Ignacio Alejandro e Ignacio Sebastián, quienes tienen de 8 a 13 años.

Y precisamente, una prueba al espíritu es lo que Maripili sentirá en Paris Brest Paris, pues tiene que completar las 750 millas en 90 horas tras ponchar a tiempo en 14 puntos de control que hay en la ruta, so pena de ser descualificada al primer control que falle.

La prueba sale de París y llega al pueblo de Brest, localizado en la costa del norte de Francia, y regresa a París.

Solamente puede usar una bicicleta y solo una vez puede recibir ayuda técnica, dijo William A. Medina, presidente de San Juan Cycling Club y quien asistirá a Maripili en Francia.

“Hay que pedalear de noche y de día. Ella solamente planifica dormir de tres a cuatro horas en toda la ruta”, explicó.

Sobre 5,000 cicilistas se inscribieron para participar en la pasada edición de Paris Brest Paris. Pocos más de 3,000 completaron la prueba.

Entre ese grupo hubo seis puertorriqueños que iniciaron la prueba. La completaron a tiempo Raúl Negrón, Francisco García e Ignacio ‘Nacho’ López.

Esta vez, junto a Maripili rodarán Víctor Camacho, de Gurabo; Emilio Oquendo, de San Lorenzo; Luis Rafael Robles, de San Juan; McDiel Rodríguez, de Moca, y Wilfred Matías, de Aguada.

Maripili dijo que lleva meses preparándose para la prueba, cuya distancia es el equivalente a darle la vuelta a Puerto Rico -carrera que existe aquí- dos veces.

Llegó a Francia el jueves y lleva puesta -en el sentido figurado- unas gríngolas para mantenerse enfocada en la prueba.

“Además de pedalear mucho, he tratado mucho de visualizar la carrera. Esto es 90 por ciento mental. Hay que visualizar todas las paradas, la ruta, cómo hacer yoga, porque hay que estar fuerte mentalmente para cuando vengan las pruebas”, dijo.

Para llegar a Francia, Maripili y los ciclistas que le acompañan tuvieron que clasificar en unas pruebas que Medina estaba autorizado para realizar en Puerto Rico.

El compañero sentimental de Maripili, Steve Rondón, también clasificó, pero se quedó en Puerto Rico para cuidar a sus hijos. Será otro sacrificio que la ciclista tendrá en mente.

“Su apoyo ha sido incondicional”, dijo.

Los interesados en seguir a los boricuas pueden entrar a la página web del evento y seguirlo a través del siguiente código que le pedirán: Vázquez (4344), Víctor Camacho (4588), Emilio Oquendo (4440), Luis Rafael Robles (4415), McDiel Rodríguez (4412) y Wilfred Matías (4410).

vaguillos arrogantes

01/08/2011

La arrogancia del ciclista Andrés Lajous

La experiencia de andar en bicicleta en la ciudad de México es una forma de vivir de la cual el ciclista hace alarde con cierto orgullo (probablemente desmedido) a partir de lo que considera sus medallas: el casco, el candado o cadena, y la bicicleta misma.

El ciclista urbano llega en bicicleta a una fiesta, a una reunión, a su trabajo, al cine, a una manifestación, a la escuela. Busca dónde amarrar su bicicleta, en un lugar donde no estorbe demasiado a los peatones, donde haya suficiente tumulto como para que no se la roben, donde un automóvil no pueda darle un rozón fatal. El ciclista entra, saluda, y alguien con una vaga sonrisa incrédula pregunta: ¿viniste hasta acá en bici? El ciclista responde haciendo patente aquel orgullo desmedido: sí.

El ciclista empieza a elaborar respuestas unas milésimas de segundos antes de que las preguntas —que suelen ser siempre las mismas— surjan. Sus respuestas ostensiblemente minimizan los retos de andar en bicicleta en la ciudad de México, y exaltan los beneficios. El ciclista sabe que cuando contesta no sólo satisface la curiosidad del interlocutor, sino que está ante una oportunidad más de promover un programa que quiere ver realizado: que hayan más ciclistas urbanos. Entre más veces le preguntan, más avanza su programa, entre va a más lugares en bicicleta, más veces le preguntan. Andar en bicicleta en esta ciudad es ser un militante de la causa.

La diversidad de medios de transporte confirma aquella hipótesis que establece que si la verdad existe, lo hace de manera fragmentada. Al moverse en coche se ve una ciudad de México, se ve la ciudad que recibe las quejas de editorialistas, políticos, periodistas y ruidosos. La ciudad fea, la gris cemento que se cae a pedazos. La de las ventanas sucias con cortinas abandonadas. La de los anuncios espectaculares y columnas de humo café que salen de microbuses enloquecidos. La del tráfico, la de los policías mordelones, la de los baches y las inundaciones abajo de los puentes. La ciudad de los peatones irresponsables que no se suben a los puentes peatonales, y de los perros atropellados. La ciudad del reporte de tráfico, y la del economista aficionado que trata de hacer inferencias macroeconómicas a partir de la cantidad de coches último modelo que ve en horas pico. La ciudad de los demasiados topes y los demasiados pocos estacionamientos. La ciudad de los franeleros amenazantes y valet parkings abusivos. Esa ciudad construida y adaptada alrededor de las vías rápidas de la ciudad.

Al moverse en bici se ve otra ciudad de México, se ve la ciudad que parecen haber olvidado los que hacen más ruido. La que tiene edificios antiguos venidos a menos aunque bonitos. La que se ve y siente continúa entre los segmentos que rodean nuestras casas y trabajos. La de colores, la que todavía tiene mosaicos y nichos cerca de las ventanas. La que tiene parques habitados por indigentes y parques que efervescen con niños al atardecer. La de las tienditas que han sobrevivido la presión de los supermercados de bodegón. La ciudad que tiene jardineras y árboles. La ciudad en donde el pan, los botellones de agua, los tacos, los pollos y los cuchillos se reparten en bicicleta. La ciudad en la que uno no se tiene que pelear por dónde estacionarse, en la que nunca tiene que discutir a gritos quién tiene más derechos sobre la privatización de la calles, el automovilista o el franelero. Esta ciudad que también está llena de quejosos pero que se quejan de la construcción de vías rápidas que obliga a los peatones a recorrer tres veces la distancia del cruce de una calle para atravesar por un puente peatonal. La ciudad que no tiene cebras pintadas en todos los cruces, la que ha desaparecido las banquetas, la de los límites de velocidad casi inexistentes y la de automovilistas que buscan el tiempo perdido entre tope y tope. Buena parte de Dr. Vértiz es una avenida con camellón, donde hay enormes palmeras que injustamente han hecho famosa y dan nombre a una avenida menor. Morena y Diagonal San Antonio gozan del mismo privilegio, y los que vivieron antes de los años ochenta dicen que muchos de los ahora infames Ejes Viales tenían camellones con palmeras similares.

Avenida Reforma es uno de los mejores botones de muestra para el programa que secretamente avanzan los ciclistas urbanos. Hace tan sólo unos años andar en bici en nuestra ciudad era considerado una locura. Reforma ha cambiado todo. Esa corta e inconexa ciclovía ha demostrado que la decisión que toman las personas de cambiar su forma de transportarse no es un asunto “cultural” ni de clima, es un asunto de infraestructura. ¿Quién hubiera imaginado que hoy en Reforma hay tráfico de bicicletas en horas pico?

En Revolución y Patriotismo el ancho de las avenidas permite ir con calma, entre semáforo y semáforo nunca hay demasiados coches y siempre hay más bicis de las imaginadas. Con una lentitud firme se hacen visibles los ciclistas que nunca dejaron de serlo: los que viven de pedalear. Traen batas de polleros, canastas de tacos, cajas de plástico anaranjadas, afiladores.

En bicicleta la ciudad no es tan grande como parece, al aire libre se hace chica. Las distancias se vuelven cortas. Las avenidas, semáforos, túneles y puentes que fragmentan la ciudad en espacios de congestionamiento para el automovilista, para el ciclista casi no existen. El Centro Histórico está a unos minutos de la colonia Juárez, la Juárez a no más de 15 minutos de la colonia Granada, y a cinco de la Condesa. La Condesa a 10 minutos de la Del Valle y a seis más de la Narvarte. De ahí, si se quiere, puede moverse hacia la Buenos Aires, la Doctores, y de ahí otra vez al Centro o se desvía unos 20 minutos hasta Coyacán.

El ciclista compara, y piensa cuánto le hubiera tomado el mismo trayecto en coche. Rebasa autos y ve la desesperación de los conductores que están obligados a subutilizar la potencia de sus motores. Encuentra un perverso placer al verlos padecer su decisión de ir en auto. Piensa en que los automovilistas deseperados lo verán pasar con calma, disfrutando del viento, del sol, del chispeo, de la vista de la ciudad. El orgullo del ciclista se convierte en arrogancia, está seguro que quien lo ve pasar lo querrá imitar, y cree que su programa avanza mientras él lo hace. Cree que habrán más ciclistas.

Andrés Lajous. Maestro en planeación urbana por el Massachusetts Institute of Technology.

Pedaleos de libertad (endi.com)

YA SEA COMO DEPORTE, RECREACIÓN O PARA SU DIARIO VIVIR, CADA DÍA MÁS PERSONAS OPTAN POR EL USO DE LA BICICLETA

 Por Ana Teresa Toro /ana.toro@elnuevodia.com

De pronto la calle tiene olores, descubres que el pequeño hueco que siempre tienes que esquivar tiene la forma de un corazón y, poco a poco, comienzas a descifrar el vocabulario de las esquinas. Andas en bicicleta y la ciudad se siente distinta, la recorres, la reconoces y ella te reconoce a tí. Nace otra relación de convivencia.

Así describen muchas de las personas que han optado por el uso de la bicicleta, su experiencia de desplazarse por la ciudad fuera del aire acondicionado de nuestras pequeñas cápsulas automotrices. Y es que, si bien es cierto que bicicletas se han corrido en Puerto Rico durante años y años, también lo es que de un tiempo para acá (quizás unos dos años) se ha podido apreciar un creciente interés por el uso de la bicicleta más allá del deporte o la actividad familiar.

Para algunos se trata simplemente de reunirse con los amigos para compartir, dar la vuelta, detenerse en algún bar, conversar. Para otros, la onda es más seria, están interesados en formar parte de los debates en torno al desarrollo de un ciclismo urbano seguro y en el que tanto ciclista como conductor creen una conciencia de sus responsabilidades al transitar. Son grupos un tanto diversos y no siempre están de acuerdo en sus perspectivas en torno al rol del ciclista en la ciudad, sin embargo, la mayoría parece coincidir en la necesidad de repensar la ciudad teniendo en cuenta a aquellos que sencillamente quieren transitarla.

 

Bici-amigable

La tendencia es mundial y en ciudades como Amsterdam, en Holanda, se ha logrado un nivel altísimo de sofisticación en el uso, tanto así que a veces parecieran verse más bicicletas que vehículos y los grandes estacionamientos parecen una especie de instalación de manubrios y ruedas. Carriles especiales y una amplia oferta de turismo en bicicleta completan el cerco de esta ciudad que ejemplifica lo que es una cultura ciclista en su máxima expresión. Algo similar sucede en China.

Ciudades como Barcelona, en España, también son un ejemplo notable, por sus sistemas de alquiler de bicicletas “Bicing”, así como la comodidad para el desplazamiento por diversos carriles. En el caso de Nueva York, ocurre algo similar al tratarse de una ciudad que cuenta con 40 kilómetros de carriles disponibles.

En América Latina, el Gobierno ha incursionado en fomentar esta tendencia en ciudades como Ciudad de México, con sus eventos de ciclismo dominicales; Bogotá, con sus ciclovías, y Buenos Aires, con su programa “Mejor en Bici”. En todas ellas se realizan rutas tanto turísticas como de esparcimiento para el ciudadano con el afán de insertarse en el desarrollo de una cultura de ciclismo más próspera.

En el Caribe, Cuba -particularmente durante el periodo especial- fue y es uno de los lugares donde desplazarse en bicicleta es muy común tanto por razones económicas y políticas, como por la estructura de la ciudad.

En Puerto Rico, poco a poco, los gobiernos municipales de Ponce, San Juan y Caguas han comenzado a estimular este tipo de eventos donde se cierra alguna calle principal durante varias horas de un domingo con el fin primordial de abrir las vías solo a los ciclistas.

Paralelamente, alrededor de toda la Isla, hay grupos de ciudadanos que se reúnen en su tiempo libre para ejercitarse solos o en grupo en sus bicicletas. También hay quienes, entusiasmados por la libertad de adoptar este medio de transporte como principal, han llegado incluso a desarrollar una empresa como la compañía de reciente creación Ecomensajería.

En esa misma línea, circuitos de artistas han adoptado el ciclismo como una tendencia no solo para trasladarse uno que otro jueves de exposición en exposición sino para generar videos creativos que documentan la experiencia del ciclista. Hay grupos que se reúnen para jugar “bike polo” en distintos puntos de la ciudad, (tanto así que hasta se logró, por ejemplo, que el Municipio de San Juan restaurara la cancha de tennis abandonada en el Parque Barbosa). También se celebran eventos enfocados en el uso de la bicicleta como el pasado “Jueves de Río Piedras”, que fue declarado un evento “Biciamigable”.

Sea una moda, un estilo de vida, una tendencia, en fin, sea lo que sea, lo cierto es que las bicicletas han comenzado a reclamar su lugar en la calle y cada día son más las que se estacionan en cualquier poste o árbol disponible.

 

De parte y parte

“Esto surge porque tenemos una necesidad de movernos de maneras distintas”, comenta el artista Carlos “Gandul” Torres, quien forma parte del colectivo que se ha denominado como “Bicijangueo”. Algunos integrantes de este grupo, así como colectivos como PRFixed, -entre otros- compartieron con Por Dentro Domingo algunas de sus experiencias como parte de esta tendencia.

“Ahora hemos visto grupos pero siempre ha habido por ahí gente corriendo bici sola o sin estar organizados como tal”, comentó el ciclista Xavi Medina.

“A veces es complicado en el sentido de que el conductor no tiene una conciencia. No hemos tenido accidentes graves pero puede pasar, porque mucha gente te echa los carros encima”, dice el grafitero Nepo.

“Es esta actitud de ‘muévete o te piso’, me han gritado incluso hasta ‘paga gasolina’. Es algo bien hostil”, aporta Torres.

“Tenemos que educarnos de parte y parte porque hay una relación de mucho antagonismo”, añade Medina.

Y es que en ocasiones llegar a ese punto intermedio puede ser complicado. Por ejemplo, hay espacios donde está prohibido transitar por la acera y por la calle también.

“A veces llegamos a lugares y no podemos entrar porque no hay estacionamientos o simplemente no te dejan colocar la bicicleta afuera”, ejemplifica el ciclista José Garcés “Potro”.

“Es interesante y siento que mucha gente le está prestando atención a esto porque la gente en Puerto Rico siempre ha sido bien cómoda y tienes a una camada de la población que está activa, que quiere hacer algo que no es distinto al resto del mundo, quiere ocupar la calle”, expone por su parte el artista que se identifica como Dem.

“Es bueno que hagan eventos de un día para la bicicleta, pero eso ayuda mas no resuelve el problema, se trata de una toma de conciencia”, añade Torres.

Muchos de estos ciclistas afirman que una de sus preocupaciones mayores es que se hable de un proyecto como “San Juan Walkable City” y no se les tome en cuenta como parte de los estudios de viabilidad y para el desarrollo óptimo de un proyecto como ese.

“Los invitamos a que nos inviten”, expresa Dem.

“Es responsabilidad del estado educar al conductor. No es simplemente una moda, es parte de la vida de ciudad”, remató Torres.

“En Puerto Rico muchas cosas llegan tarde y la verdad es que más allá de las diferencias en perspectivas, a fin de cuentas, nosotros corremos bicicleta cuando niños porque nos sentimos grandes y libres, y lo hacemos cuando grandes porque nos sentimos como niños”, finaliza Medina.

En ambas ecuaciones la cosa suena a libertad de movimiento, de tránsito, una libertad de habitar los espacios que son de todos y no son de nadie.

bicitl

En Plaza Las Américas se haya una demostración de lo que será un vagón del tren liviano, el cual se espera se empieze a construir a finales de este año. Y no, no tendrá tv. ¿Será esta la única forma segura de entrar a la isleta de San Juan con tu bike?

video controversia

Causando diferentes reacciones algunas de espanto, otras de preocupación o solo pura adrenalina, splitting lanes, es un video que, sin duda alguna, ha causado controversia tanto en el mundo del ciclismo en general como de quienes lo rodean -ya sea que están al tanto  con el tema de retomar el espacio público o quienes conocen a alguien quién se transporte en bici- y se describe a el mismo como:

“el primer vídeo de una serie de corridas a través de todo Puerto Rico en circunstancias extremas y de mucha adrenalina reclamando el espacio a puro pedal en una vía rápida a las 5 de la tarde. Nos apropiamos de la Expreso Baldorioty de Castro de San Juan a Carolina. En una ciudad sin carriles para bicicletas, hacemos los nuestros.”

Así reaccionaron diferentes personas, luego de ver tan comentado video .

Copio y cito de diferentes foros públicos:

  • Facebook Javier Román (2 entradas)

Copio del wall de una amiga “gente del BICIJANGUEO – esta NO es la manera de ganar adeptos a las bicicletas ni pedir bicisendas. no están ‘reclamando’ un carajo.”–do comment.

Jones D: o sea, Bicijangueo es como jugar a la ruleta rusa?

Soledad G: A pesar de que el video está nítido y me imagino que la adrenalina también….estoy súper de acuerdo con que le están haciendo un desfavor a la causa del ciclismo en general en PR.

JR: Correr bici en esta mierda de ciudad es ser un activista, automáticamente. Admiro a todo el que lo hace, pero esto es otra cosa. Aunque divertida, me parece una estupidez.

SG:  chequea entrevista en elpuntoes http://www.elpuntoes.com/d -e-m-bicijangueo-prfixed-b icicletas-puerto-rico

JR: Pues hay mucha gente metida en esto y haciendo una diferencia. Yo ya me caí al caer en una joyanca y descojoné el aro delantero de una Schwinn Varsity. Todavía no lo arreglo. Hay grupos que están a punto de tirarse una ciclovía de guerrilla ante la inacción del gobierno (San Juan Bike Comission–bah). Pero esto no me parece apropiado. ¿Veremos uno mañana “reclamando” las vías del tren urbano? Por favor…

SG: Pues yo me voy a riguear con un pito, una corneta de field day y un chaleco fosforescente en lo que pasa algo o veo de que forma cabildear por el asunto.

JR: Van a pasar cosas pronto…‎y quizá veamos a Santini robando cámara como si las hubiera hecho el.

JD: ellos conocen lo que es Critical Mass?

JR: Yep. Hay un grupo acá (o había)- La Masa.

SG: De hecho…me encontré en SJ a los que quedan de ese grupo. Son unas personas mayores (whatever that means) que al ver que los corillos se disiparon por intereses (bebedores, no-bebedores, nenas, fixie-only) siguieron haciéndolo por su lado. Quien fuera el líder del asunto al menos inspiró a estas personas.

JR: Yep. Lo llegué a conocer en una actividad en la Poli, un tipo bien chistoso e interesante (creo que era el ahora ni me acuerdo). Anyways. Una amiga me introdujo al grupo PROVO de holanda, worth checking out. Ponían hasta puestos falsos de marihuana en la calle y cuando los arrestaban dejaban en ridículo a todo el mundo que nisiquiera sabían cómo o que era la planta realmente…

Pedro M: Creo que esto genera una animosidad innecesaria hacia el ciclista y no adelanta nada. Sin embargo no minimizo el subidón de adrenalina que deben haber tenido.

JR: Adrenalina-yes. Reclamo de espacio-meh.

Javier V: Hay que gozar de vez en cuando!

Naíma: bici-temerarios

Gabriela: es otra manera reclamar espacio para la bici, si, de más adrenalina. a veces hay que tomar estas medidas más extremas, esta gente por lo menos estan dispuestos a tomar accion y llevar la bici a todos estos lugares (aunque no de la manera más correcta para algunos), pero, no solamente se limitan a HABLAR…anyways donde están las bici-sendas? si no hay espacio, que se tiren por donde les salga!

Verónica M:  Lo que van a ganar es a un mártir del bicijangueo.

JR: Por mi se pueden ir a “reclamar” la pista del aeropuerto. A mi lo que me interesa es un cambio concreto en la política pública hacia la bici como medio de transporte, que además de establecer bicisendas, haya un plan para limitar el uso del carro, etcétera. No veo como este tipo de acto adelanta nada.

G: al menos con esto se deja saber que hay quorum, y que este tipo de transporte tambien necesita espacio en la ciudad (de nuevo, aunque no sea la manera más “polite”)

VM: Estoy de acuerdo contigo Javier, hay que pensar. Alternativas, ejemplo:https://www.ecobici.df.gob .mx/home/home.php

JR:   Bueno, en ese sentido lo que hacía el critical mass local (La Masa) me parecía mas pertinente. Pero guareber. También hay que usar casco si se quiere que tomen la bici en serio como transporte, aunque no sea cool. De mientras, seguiremos en esta pocilga de ciudad. *Vero, eso sale del Witte Fietsenplan del PROVO. El problema es lo mismo de siempre en esta mierda de colonia: no hay plan, ni ciclovías, como en el D.F. (que yo usaba, de hecho).

Irvine: El que tenga miedo que se compre un perro!

JR: Me voy a comprar un perro para “reclamar” el paseo. ‎”Ecomensajería” es una cosa y “Splitting Lanes” es otra. Una me parece una genialidad, la otra me parece una estupidez. ¿So? Cada cuál que “reclame” el espacio como quiera. Ni martirio ni protagonismo. Love me or hate me, llámenme cagao o goldo, me importa un bicho. Y me dejan tranquilo que ya no soy el editor de ENTORNO.

Samuel T: Palabras con luz!

Sofia G: el dick measuring contest del bicijangueo. deja que el primero se rompa la cabeza pa’l carajo. i know how this movie ends…

Felix A: ya hubo una cara rota por lo menos. puedo decir con tranquilidad que esto no representa el bicijangueo. (a pesar de la participacion de bicijangueadores y las letras al final) Sin embargo, pienso que si hay cabida para hacer un statement similar de forma responsable y con mucha planificacion. no para reclamar espacio en la autopista pero si para llamar la atención de los conductores.

JR: Si, estoy conciente que “bicijangueo” es un corillo y no todo el mundo…y coincido contigo. Con la escala en masa hay que bregar, la escala del billboard, de la autposta, de La Comay. Completamente de acuerdo contigo.

ST: El problema es k bicijangueo “se quiso montar en la guagua” y tomar pauta ahora k asuman respobsabilidad y si no apollan estas actuaciones k los expongan a la comision de etica, los censuren o los expulsen; si las apollan que cada cual asuma su posicion sobre ellos.

FA:  ‎@samuel, en el bicijangueo no hay carné de membresía. sí hay drama tropical.

ST:  Osea k el nombre oficial se puede postular en dnd salga en gana?

  • mexicofixed.com  (Hacen el post proponiendo grabar algo semejante en las vías de alto rodaje en el D.F.)

Anónima: Esto está tan mal… La idea de tomar el periférico en bicicleta brilla, pero la forma y método es muy inadecuado. Al principio del video invaden carriles en sentido contrario, después al tomar la vía rápida driblan y cambian de carril (sin mantener uno sólo) de la peor manera. Eso no lo haces ni como automovilista; si alguien lo hace es considerado rudo y arriesgado, lo cual es exactamente lo que están proyectando a las personas que no pensarían ver a ciclistas en el periférico. Hasta para ser arriesgado debes ser inteligente, si el cambio es lo que buscas.

Bruno: Desafortunadamente seguimos teniendo la mentalidad del “automovilista”, por mas que andemos en bicicleta, escuchemos foros y participemos en este movimiento de incentivar el uso de la bicicleta, seguimos cayendo en el juego implícito del automóvil. En cuanto te subes a el te conviertes en un monstruo, igual ahora con la bicicleta.

José: Estoy de acuerdo con sus comentarios. Existen responsabilidades del ciclista. Desde el uso de casco –el cuál apoyo completamente– hasta el asunto de no invadir carriles de vías rápidas. Pero, ¿apoco no se les ha antojado “liberarse” en un vehículo tan ágil y expuesto como lo es la bicicleta? Es cierto, debemos madurar en cuanto a nuestras actitudes, pero videos como este, pueden ser catárticos.

Boser Vega: pues si lo grabas yo me apunto periferico,circuito o viaducto

En lo personal conozco a casi todo el “corillo” que le están “metiendo” a esto de los videos. Y con preocupación y con el único propósito de hacerlos reflexionar un poco, les deje el primer comentario, en el chat del bicijangueo, de la anónima de Mexico Fixed y aquí les dejo la pronta respuesta:

D.e.M

NO BUSCAMOS INPONERNOS ..LO HACEMOS POR QUE NUESTRO YO INTERIOR LO GRITA…COMO EL SURFER CORRE SUS OLAS DE 10 PIES..EL SKATER BRINCA 20 ESCALONES…EL SKYDIVER DECIDI HACER FREE JUMP..EN FIN EL INDIVIDUO ESTA EN BUSCA DE CONSTANTES RETOS SIN DEJAR DE OBVIAR LO MAS LOGICO PUEDEN HABER REPERCUCIONES PERO DE PASAR ALGO MALO YO ESTOY SUJETO HACERME RESPONSABLES DE MIS ACCIONES….NO BUSCAMOS LA MUERTE Y MENOS LA GLORIA…SOLO EXISTIR….

Guest_358

DEM: TANTO EL SKATER, COMO EL SURFER O EL SKYDIVER SE ENFRENTA CONTRA SI MISMO. PUES EL SURFER RETA AL MAR, EL SKYDIVER LA CAIDA LIBRE Y EL SKATER SE RETA ANTE LA POSIBILIDAD DE LA PRECISION DE SU TRUCO. EN ESTOS TRES CASOS DE ALTO RIESGO SI HUBIESE UN ACCIDENTE LAS REPERCUSIONES SOLO AFECTARIAN A QUIEN EJECUTA LA ACCION. PERO EN EL CASO DE USTEDES, QUE EN VARIOS CASOS SE LE CRUZARON A UN CARRO DE FRENTE, DE OCURRIR UN ACCIDENTE NO SOLO SERIAS RESPONSABLE DE TI, SINO DE LO QUE LE PASE AL OTRO. LES RECONOZCO EL QUERER RECLAMAR UN ESPACIO Q NOS MERECEMOS, PERO SE CUAN EFICIENTE SEA RECLAMAR NUESTRO ESPACIO INVADIENDO EL DEL OTRO. PD: EL VIDEO ESTA MUY BIEN HECHO.

Por alguna extraña razón o simplemente porque se le quedo “pega’o” el “caps lock, sus discursos están en mayúsculas lo que dificulta leerlos,disculpen.